martes, 15 de julio de 2014

Posibles causas y soluciones a la vibración en la dirección del vehículo

El buen funcionamiento de cada uno de los componentes del sistema de dirección es esencial para que el vehículo circule correctamente y no nos cause inconvenientes. Debemos tener siempre presente que el sistema de dirección forma parte de los elementos de seguridad del automóvil y es de vital importancia detectar posibles fallos o averías a tiempo.

Uno de los síntomas más comunes que podemos detectar es el mimbreo de la dirección. Llamamos mimbreo al temblor que puede sufrir este sistema provocando vibraciones en el volante. Generalmente este agitamiento se detecta a partir de los 90 km/h y va acentuándose a medida que aceleramos o aumentamos la velocidad.

Posibles causas y soluciones a la vibración en la dirección del vehículo
Siempre que nos vibre el volante perdemos estabilidad y control en la dirección de la trayectoria. El mimbreo proviene del contacto que tienen las ruedas con el firme del suelo; el principio de irreversibilidad que os explicamos en el artículo previo ha dejado de cumplirse en lugar de ser absorbido por el sistema. Así, debemos ser conscientes de que aquello que percibimos en el timón o volante del vehículo se trata de una avería en algún componente del sistema.

Hay varias causas que pueden provocarlo, pero la más habitual se debe a que las ruedas estén mal equilibradas ya sea por una llanta que no gira adecuadamente o esté deformada, aunque a veces puede tratarse sencillamente de un excesivo desgaste de la banda de rodadura de algún neumático.

Para detectar si hay problemas en la alineación de la dirección, debemos soltar el volante en una recta donde no haya peligro y comprobar si el vehículo oscila hacia algún lado o si por el contrario, se mantiene como debe en línea recta.

Posibles causas y soluciones a la vibración en la dirección del vehículoEste supuesto es fácil solución: simplemente debemos acudir a nuestro taller mecánico de confianza y solicitar un equilibrado de los neumáticos para que nos verifiquen el estado en que se encuentra. Por ello, en la mayoría de centros de reparación de automóviles, cuando sustituimos los neumáticos viejos, nos ofrecen el equilibrado de los mismos.

Otra de las causas que puede provocar el mimbreo en el volante es que el sistema de soportes de la dirección esté dañado, principalmente la propia cremallera de dirección. En este caso la vibración además de ser molesta se detectará con mayor facilidad al tratar de completar un giro.

Por último, los soportes de caucho, también denominados sinemblocks, al ser de goma pueden haberse deteriorado con el paso del tiempo o si los aceites del sistema no han sido reemplazados con la frecuencia necesaria y estaban en niveles muy bajos o en mal estado.

Lo ideal ante cualquier caso de mimbreo o vibración en el sistema de dirección es acudir lo antes posible a nuestro mecánico de confianza, quien podrá diagnosticar con precisión qué elemento está fallando y qué piezas será necesario reemplazar.

Normalmente una avería en el sistema de dirección de un automóvil conlleva un coste elevado, pero si conocemos qué está fallando podemos adquirir estas piezas de desguace a un mejor precio para abaratar la reparación.


TAMBIEN PUEDES VER: EN  QUE CONSISTE EL SISTEMA DE DIRECCION