martes, 26 de julio de 2016

Chequeo y cambio de fusibles del auto

Si un componente eléctrico deja de funcionar, el problema se puede encontrar en el propio componente, en el circuito eléctrico o en el fusible que lo protege. Debido a que el fusible es una causa probable y es el más fácil de chequear, revíselo primero.

Los fusibles se agrupan en una caja o en un panel con una tapa. Lo ideal sería fijar la caja en un lugar accesible (como el compartimiento debajo del capó).

Sin embargo, es común encontrarla escondida debajo del tablero o en el reposapiés.
caja de fusibles

Asegúrese de saber dónde se ha instalado la caja de fusibles en su auto. La ubicación a menudo se puede encontrar en el manual del auto. Por lo general, la caja está medio oculta bajo el tablero o en el reposapiés.

El manual del auto suele indicar la ubicación de la caja. Sin esta información puede ser difícil encontrarla. Averigüe dónde está antes de que algo salga mal.

Los fusibles individuales en la caja suelen estar numerados. Determinar cuál se ha quemado se simplifica a la verificación de la lista numerada en el manual. Esto debería indicar qué fusible protege cada circuito.

Si no están numerados, saque los fusibles de a uno y vea qué componente deja de funcionar.

Tipos de fusibles

El tipo y construcción de los fusibles varía de un auto al otro.

Un tipo de hoja rectangular. Este es el tipo más común. Dispone de dos conectores unidos por un alambre de fusible.

Uno de vidrio transparente. Un cable que pasa a través de las roturas en caso de sobrecarga.

El tipo continental. Una tira de metal colocada en un lado, se derrite cuando hay carga excesiva.

Chequeo de los fusibles


Dependiendo del diseño de los fusibles, a veces es posible saber si uno se ha fundido sosteniéndolo a contra luz. Una ruptura en el alambre interior puede ser visible. Otro indicador es el ennegrecimiento de la cubierta de vidrio.

Si no hay ninguna señal visible, realice el chequeo mediante la colocación de otro fusible de la misma clasificación. Si el problema se soluciona es porque el fusible estaba quemado.

Sin embargo es recomendable chequear también el circuito, en caso de que una falla ahí hubiese provocado que se quemara el fusible. Por ejemplo, el fallo de un componente eléctrico o daños en el aislamiento en un cable pueden causar un cortocircuito, lo que provocará un aumento masivo y repentino de corriente.

Si el cable se sobrecalienta, podría haber un incendio. El fusible impide que eso suceda, porque su alambre delgado se derrite y rompe el circuito mucho antes de que el cable se pueda calentar y quemar.
Algunos autos tienen sólo dos fusibles. Uno clasificado de 30 a 50 amperes protege los componentes cableados a través del interruptor de encendido: luces intermitentes, limpiaparabrisas, motor de calefacción e instrumentos.

fusible rectangular quemado

fusible de vidrio quemado

Un fusible está "quemado" cuando el conector entre sus dos extremos se derrite bajo una sobrecarga de corriente.

El otro, probablemente de unos 20 a 30 amperes, protege los componentes no cableados a través del encendido: bocinas, luces interiores y encendedor de cigarrillos.

Si un sólo fusible protege una serie de circuitos y se sigue quemando, cada circuito deberá ser revisado de forma individual para encontrar el defectuoso.

Para realizarlo, instale un fusible en buen estado mientras que todos los componentes relevantes están apagados. Luego de esto, encienda uno a la vez. El circuito con la falla quemará el fusible.

Siempre reemplace un fusible con otro de la misma clasificación. La sustitución de un fusible de 10 amperes por uno de 30 amperes podría generar un daño considerable.

El fusible de 10 amperes protegerá un circuito de 7 amperes. Sin embargo, uno de 30 amperes permitirá que fluya una corriente de 30 amperes, provocando un efecto desastroso en la unidad o el cable que se supone debía proteger.

Cambio de un fusible

En la mayoría de las cajas de fusibles, los fusibles simplemente se empujan dentro de un par de contactos de ganchos con resorte.

  1. Saque el fusible del cual sospecha. Con un papel de lija fino limpie la mugre o corrosión del interior de las superficies de contacto de los ganchos.
  2. Asegúrese de que el fusible nuevo tenga el amperaje correcto para el circuito. Use un papel de lija fino para pulir los extremos de las tapas de metal. Empuje el fusible dentro de los ganchos disponibles y pruebe el circuito para ver si se ha restablecido la alimentación.
  3. Si no sucede, realice un chequeo mediante la colocación de un fusible de un circuito que sepa que funciona (de la misma clasificación).
  4. Si no funciona, el problema no está en el fusible sino qué en otra parte del circuito.
Cada fusible se mantiene en la caja de fusibles unido entre dos ganchos. Estos son también los contactos de los fusibles. Los ganchos son resortes y deberían mantener los fusibles en su lugar con firmeza.
Con un papel de lija pula las tapas del fusible nuevo. Esto quitará cualquier mancha que se pueda haber formado y asegurará un buen contacto con los ganchos de resorte.

Cómo se marcan los fusibles

Las clasificaciones de amperaje de todos los fusibles se imprimen en los mismos. Sin embargo, sólo hay dos sistemas de clasificación en uso.

En el sistema más nuevo, la clasificación marcada en un fusible indica la corriente continua que puede llevar (también puede soportar sobretensiones de hasta el doble de esa fuerza). Por lo general esta clasificación se llama RC (resistencia continua).

Un fusible de 10 amperes de este tipo llevará 10 amperes de forma continua y soportará sobretensiones de hasta 20 amperes sin quemarse.

El sistema más viejo marca en el fusible la corriente máxima que puede soportar sin quemarse. Llevará sólo la mitad de esa cifra de forma continua.

Un fusible de 10 amperes de este tipo llevará una carga continua de 5 amperes y soportará breves sobretensiones de hasta 10 amperes, más de eso lo quemará.

Algunos fabricantes de fusibles, hoy en día, marcan los fusibles de ambas maneras. Por ejemplo, 20 amperes (10 amperes RC).

En los rectangulares hay un standard en base al color del mismo.
para saber más clic aquí.

 Tipos de fusibles en línea


Un fusible en línea con el estuche del fusible articulado a lo largo de su longitud.
A veces éste es necesario para proteger individualmente un circuito no cubierto por el banco principal de fusibles. Para ello, un fabricante puede utilizar un fusible en línea.

Un ejemplo típico es el de los autos BL, donde se colocan para proteger el calefactor de la ventana trasera y los circuitos del señalero y luz trasera.

Sin embargo, en su mayoría, son utilizados cuando se monta un accesorio como la radio. El fusible se conecta al cable de alimentación cerca del aparato.

Un fusible en línea es simplemente un soporte plástico de dos partes con un terminal en cada extremo. Cada terminal está conectado a un extremo del cable, donde éste se corta para acomodar el fusible. Uno de los terminales tiene un resorte para mantener el fusible en contacto.

El fusible se coloca entre los dos terminales. Se mantiene en posición contra los contactos por medio de un giro de bloqueo o atornillando las dos mitades de la caja.

El amperaje de un fusible de protección de una radio es especificado por los fabricantes del equipo.

Interruptor termostático

La pérdida repentina de los faros porque un fusible se ha quemado puede ser peligrosa. Estos circuitos se pueden proteger con un interruptor termostático.

Este dispositivo no es del todo un fusible, pero funciona como uno. Funciona sobre el principio de que una tira de metal, cuando se calienta, se inclina lejos de un contacto que normalmente estaría tocando y rompe el circuito.

A medida que la tira se enfría, recobra su forma y toca de nuevo el contacto, restaurando el circuito.

Si el fusible del circuito de los faros se quema, el interruptor termostático permitirá que las luces funcionen con potencia reducida (permitirá completar un viaje). Las luces y el circuito se podrán chequear a fondo más adelante.
El interruptor termostático actúa como un fusible, pero permite que los circuitos esenciales funcionen con potencia reducida.

Los interruptores termostáticos también se pueden instalar en circuitos propensos a sobrecargas ocasionales.

Un buen ejemplo es el circuito del levantavidrios. Una ventana atascada podría sobrecargar el motor del levantavidrios. Un interruptor termostático evitará que el motor se queme y también eliminará la necesidad de un fusible convencional.

Un interruptor termostático no sólo protege el circuito, sino que también, como un fusible, sirve como advertencia de fallos en el circuito. Siempre que un interruptor entre en funcionamiento, el circuito relacionado deberá ser revisado a fondo.

Sustitución de fusibles en línea

En algunos autos modernos, un tipo especial de fusible de alta resistencia se monta en la alimentación principal de la batería, usualmente por donde sale el solenoide de arranque.

Este fusible se llama fusible en línea y cuenta con un cable largo de cobre (de espesor variable) ubicado entre dos enchufes de dos patas. Los cables se derretirán en sucesión ante una sobrecarga masiva de corriente.

El fusible en línea instalado en el cable de la batería que va al solenoide protege a todos los circuitos del auto en caso de emergencia.

Un fusible en línea se instala como complemento del banco normal de fusibles. Está diseñado para proteger todos los circuitos eléctricos en el auto, excepto por el motor de arranque que necesita máxima potencia.

La protección que ofrece es muy valiosa si el auto choca y el cableado se aplasta o el aislamiento se corta.

La magnitud del cortocircuito que se podría generar es tal, que el inmediato recalentamiento será seguido de un incendio.

Sin embargo, un fusible en línea se fundirá incluso más rápido y romperá el circuito antes de que esto suceda.

Si un fusible en línea tiene que ser reemplazado, necesitará tener mucho cuidado con la soldadura para evitar daños por sobrecalentamiento. En general es un trabajo recomendable para un experto.