miércoles, 3 de agosto de 2016

Cómo limpiar el radiador del auto

El sedimento se acumula durante varios años en el sistema de refrigeración del auto, incluso si el anticongelante que contiene inhibidores de corrosión se deja durante todo el año.

Eventualmente el sedimento comenzará a obstruir los conductos de agua en el radiador y el motor. Esta obstrucción provoca el sobrecalentamiento del motor que si llega a ser grave, puede paralizarlo.

Si el motor se sobrecalienta y ha descartado otras posibles causas, tales como fugas , probablemente los conductos de agua estén trancados o se hayan estrechado debido a sedimentos. Para limpiarlos, lave a fondo el radiador y el motor.

Enjuague bien hasta que el agua salga limpia.


Antes de comenzar a limpiar, drene el refrigerante viejo del sistema y deséchelo, ya que los depósitos de sedimentos lo habrán contaminado. Recuerde que el anticongelante que contiene el líquido refrigerante es venenoso. Tenga pronto un gran recipiente para recogerlo y para su posterior eliminación en el lugar indicado para los desechos tóxicos.

Con el motor frío, quite la tapa de presión del radiador o depósito de expansión. Gire el control del calefactor a caliente.

Si el radiador tiene un tapón de drenaje, retírelo; si hay un grifo de purga, ábralo. Mire en el manual de su auto de qué manera gira, ya que se puede romper fácilmente.
Proteja el sistema eléctrico
Compruebe si existe algún riesgo de mojar los componentes eléctricos, incluyendo el ventilador eléctrico. Proteja estos componentes cubriéndolos con una bolsa de plástico. Es vital hacer esto antes de limpiar la mugre de la parte externa del radiador. Use bolsas de plástico para cubrir los componentes eléctricos cercanos.

Si el refrigerante no sale, empuje suavemente un trozo de alambre por el agujero o desenrosque el grifo completamente.

Si no hay una tapa o grifo de drenaje, desconecte la manguera inferior en el extremo del radiador.

También puede haber un grifo de drenaje en el bloque del motor. Si es así, ábralo.

Cómo limpiar el radiador de un auto


Desconecte ambas mangueras del radiador. Empuje el extremo de la manguera en la parte superior de la colilla de conexión del radiador y séllela con trapos.

Afloje completamente las abrazaderas de la manguera y tire de ellas hacia atrás a lo largo de la manguera. Retire las mangueras con cuidado de no forzar las colillas de metal de los caños.

Vuelva a colocar la tapa de presión del radiador y abra el agua completamente. Purgue hasta que el agua salga limpia.

Realice un chequeo poniendo un poco de agua en un frasco de vidrio y buscando sedimentos que se puedan ver sólo a través de agua sin gas.

Si el agua no se aclara en unos pocos minutos, purgue a la inversa el radiador. Selle la manguera en la colilla inferior. Ate en la parte inferior una bolsa de plástico grande con un agujero a la colilla superior, para dirigir el refrigerante lejos del motor y los componentes eléctricos. Purgue hasta que el agua salga limpia.

Purga inversa del radiador

Si una simple purga inversa no limpia el radiador, sáquelo del auto.

Manténgalo boca abajo y selle la manguera en la colilla inferior, que ahora está en la parte superior. Purgue con fuerza hasta que el agua salga limpia.

Luego de retirado, gire el radiador al revés o sosténgalo sobre un extremo para poder purgarlo en dirección contraria al flujo normal. Inclínelo de ser necesario para que el punto de salida esté bien abajo.


Limpiar el bloque del motor

Desconecte la manguera de la parte superior de la colilla, en la carcasa del termostato por encima de la bomba de agua.

Desmonte la parte superior de la carcasa, levante el termostato y fíjese en que dirección se coloca. Vuelva a colocar la parte superior de la carcasa vacía.

Selle una manguera en la colilla de la carcasa. Purgue hasta que el agua salga limpia de la manguera inferior. Esto es purgar a la inversa: el agua normalmente fluye hacia el motor.
ubicación del termostato

Retire el termostato antes de la purga, verificando antes cómo volver a colocarlo.

Vuelva a colocar el radiador si lo había sacado y ponga nuevamente el termostato. Coloque una nueva junta en la carcasa del termostato y luego unte ambos lados de la misma con sellador flexible. Vuelva a montar la parte superior.

Vuelva a conectar las mangueras, renovando cualquier manguera o abrazadera dañada, o cualquier pieza que tenga más de cuatro años.

Vuelva a llenar el sistema con agua limpia. Haga funcionar el motor a su temperatura normal y compruebe que no hayan fugas.

Añada anticongelante solamente cuando esté seguro de que no haya ninguna fuga.

Incluso en verano, use una mezcla anticongelante (contiene aditivos anticorrosivos). El agua del grifo puede causar rápida corrosión y bloqueo parcial del sistema de refrigeración.

La mezcla del líquido refrigerante es generalmente buena durante dos o tres años para el uso, después debe ser reemplazada.

Limpieza de las láminas del radiador


Cepille la mugre suelta en las láminas del núcleo del radiador con un cepillo de nylon (no un cepillo de alambre ya que el núcleo de metal blando se daña fácilmente). Tenga precaución de no pincharlo con un destornillador o alambre.

Si el núcleo parece estar engrasado, rocíelo con un dispersante de aceite o aplique un disolvente de aceite con un cepillo blando.

Proteja el sistema eléctrico y luego tire agua a través de las láminas de atrás hacia adelante.
Tire agua con la manguera a través de las láminas del radiador, desde la parte trasera hacia el frente para limpiarlo a fondo.