viernes, 5 de septiembre de 2014

Averías de los amortiguadores y ruidos que ayudan a identificar un fallo

Las averías relacionadas con los amortiguadores pueden tener fatales consecuencias para las piezas mecánicas del automóvil


Como hemos mostrado anteriormente, los amortiguadores juegan un papel imprescindible en la suspensión, dirección y el frenado del vehículo ya que se encargan de adherir los neumáticos a la vía manteniendo la estabilidad y comodidad necesarias para ejercer la conducción de una manera óptima y segura.

Si los amortiguadores no están funcionando correctamente aumenta el desgaste de múltiples elementos mecánicos como los muelles de suspensión, la dirección, el diferencial, la caja de dirección o los neumáticos entre otros. Entre las consecuencias de esta situación destacan el riesgo de aquaplaning cuando el clima es desfavorable, un aumento de la distancia de frenado y la fatiga del mismo conductor.


Con un buen mantenimiento como la revisión exhaustiva cada 50.000 kilómetros, no es habitual encontrar fallos en el sistema, no obstante, cuando los amortiguadores se encuentran en mal estado es fácil detectarlo a causa de las distintas anomalías que presenta. Vamos a recopilar éstas para detectar las averías con facilidad.

Averías comunes relacionadas con amortiguadores y sus posibles causas


A continuación enumeraremos las averías que frecuentemente aparecen en los amortiguadores y los factores que pueden influir en la aparición de estas:

Cabeceo del vehículo: Por ejemplo, en frenadas bruscas, el morro del vehículo se baja demasiado pero cuando paramos vuelve a su posición, lo que nos indica que los amortiguadores o los muelles están muy desgastados.

Vibraciones en el volante: Si notamos que el volante vibra especialmente al frenar en una curva, es probable que el amortiguador delantero del lado exterior del viraje esté defectuoso, o que la ballesta de ese lateral esté dañada.

Rebotes: Si hay oscilaciones en la carrocería podemos comprobarlo presionando y observando si rebota varias veces. Siendo así, ha llegado la hora de sustituir los amortiguadores, pues se han desgastado.

Inclinación excesiva: Si en una curva detectamos una inclinación pronunciada hacia uno de los ejes puedes hacer una avería en el sistema hidráulico o a causa de que la barra estabilizadora esté en mal estado, pero lo más frecuente es que un muelle se haya roto.

Desgaste de los neumáticos: Cuando los neumáticos se desgastan de forma irregular pese a mantenerse a mismos niveles de presión, es común que haya un desajuste en la suspensión del automóvil.

Suspensión demasiado dura o blanda : Los resortes cedidos, una mala presión de los neumáticos o directamente unos amortiguadores mal ajustados pueden tener como consecuencia tanto una suspensión demasiado dura, que dificulte e incomode la conducción o una demasiado blanda que nos haga perder el control del vehículo.



Ruidos que denotan fallos en los amortiguadores


Otro de los síntomas más comunes son los ruidos o golpeteos al coger un bache. Si los amortiguadores que lleva equipados nuestro vehículo son de gas o acción doble tanto como si son de aceite o acción simple, suelen venir dados por fugas. Aunque también podrían deberse a malos ajustes de la suspensión, de las articulaciones o al desgaste de alguno de sus componentes. Podemos clasificarlos en:

Sonido de tableteo: propio del desgaste de gomas o de holgura en las mismas, se produce por conducir con una alta elevación del vehículo, como cuando se nivelan mal los neumáticos. También muestra marcas de rosca en el soporte de montaje.

Sonido de traqueteo: unido a marcas de desgaste en la columna de suspensión porque los tornillos estén aflojados o viejos o se hayan desgastado las arandelas permitiendo que el cartucho traquetee en la columna.

Silbidos: que provienen de las válvulas de amortiguación porque no se ha montado bien la tapa que aísla los ruidos propios del funcionamiento de los amortiguadores.

Lo ideal ante cualquiera de las anomalías comentadas en el artículo, es acudir a un taller para que un profesional realice una comprobación de los distintos elementos que componen los amortiguadores para poder remediar el problema a tiempo.

También te puede interesar:
¿Qué son los amortiguadores y por qué son tan importantes?
¿Cuándo hay que cambiar los amortiguadores?