martes, 9 de septiembre de 2014

Ruidos en el sistema de embrague

Los ruidos en el embrague nos hablan de la existencia de defectos en el sistema

A través de artículos anteriores hemos hablado de la labor del embrague y el funcionamiento de este sistema, ahora vamos a ampliar esa información indicando los distintos ruidos que podemos percibir en este elemento y el significado que tienen para poder detectar una posible avería en el sistema de embrague.

Mantener una buena lubricación reduce la probabilidad de que aparezcan ruidos, ya que generalmente los ruidos están relacionados con el desgaste excesivo de los componentes del sistema de embrague.

Además, para que el sistema de embrague nos dure más tiempo y en mejores condiciones debemos eliminar hábitos perjudiciales como mantener el pie apoyado en el pedal de embrague mientras conducimos para no accionarlo innecesariamente, previniendo un rápido desgaste. Tampoco debemos hacer cambios de marcha bruscos ni a elevadas revoluciones para no formar el sistema.

Para poder determinar el origen de los distintos ruidos que puede producir el embrague, aconsejamos activar el freno de mano y sin introducir ninguna marcha (en posición neutral) arrancar el motor. En ese caso encontraremos:

Sonido de rozamiento cuando embragamos: puede significar que el mando de transmisión no está bien ajustado o no ha sido bien instalado.

Chirrido al mantener pisado el embrague: si se trata de un crujido lo más probable es que se trate del desgaste de la rótula de la horquilla de embrague, mientras que si se trata de un sonido similar al que produce un grillo, se está desgastando en exceso el rodamiento de empuje.

Ruido que aumenta al pisar lentamente el pedal: se detecta también al ir a velocidades bajas o aparcando en marcha atrás y se traduce como la necesidad de reemplazar el collarín.

Ruido en punto muerto: generalmente desaparece cuando pisamos lentamente el pedal de embrague sin acelerar.
Aquí es probable que se trate también de un deterioro de la horquilla de embrague.

Incapacidad para desembragar tras embragar de forma ruidosa: en este caso es el amortiguador del disco lo que se ha desgastado hasta quedar destruido a causa de embragar siempre a muy altas revoluciones.

Como ven, los ruidos producidos al embragar o desembragar nos pueden indicar el tipo de avería que se avecina, si bien por norma general, una vez que es necesario reemplazar un elemento de este dispositivo, aconsejamos sustituirlo por completo (rodamiento, plato y disco), ya que el coste de mano de obra será elevado al tener que separar el cambio del motor por la cantidad de horas que supone y así evitaremos tener que repetir en un corto periodo de tiempo esa inversión.

Por ello, lo ideal es no precipitarse a la hora de tomar la decisión de reemplazar el embrague; aunque los ruidos del mismo nos hablen de defectos en el sistema no significa necesariamente que esté fallando, y a menudo son muchos los conductores que lidian con esos ruidos durante toda la vida útil del vehículo.