martes, 16 de abril de 2019

¿Humo azulado en el tubo de escape?

En los motores de cuatro tiempos el humo debe ser incoloro aunque no es de extrañar que tome tonalidades azules en los motores a dos tiempos.

Cuando en el interior del motor de nuestro automóvil tiene lugar la combustión del carburante, el sistema de escape es el encargado de evacuar los gases obtenidos al exterior. Una vez que el colector de escape se encarga de recogerlos a la salida de los cilindros, el tubo de escape, el lugar donde finaliza el recorrido de los gases de combustión, los expulsa fuera del vehículo.

Gracias a este proceso, el tubo de escape mejora el rendimiento del motor haciendo descender la temperatura. Pero no es su única función, también se encarga de amortiguar el ruido por medio del silenciador y permite reducir la emisión de gases contaminantes gracias al filtro de partículas y el catalizador.

Cuando el humo que desprende el tubo de escape presenta una coloración anormal, nos indica que hay alguna incidencia en el proceso de combustión o expulsión del mismo, ayudándonos así a detectar con mayor facilidad una posible avería en el motor.

Humo azulado en el escape

En motores de cuatro tiempos, el humo del escape es incoloro si todo marcha con normalidad, oscureciéndose cuando damos grandes acelerones. Cuando vemos tintes azulados en los gases de escape es a causa de una quema elevada de aceite que por alguna razón ha debido pasar a la cámara de combustión.

No es tan llamativo que ocurra en un motor a dos tiempos puesto que el engrase del mismo sucede al mezclarse el aceite con la nafta.

Veamos con detenimiento qué hechos pueden provocar este exceso de aceite accidental en la fase de combustión:


  • Motor en mal estado: Si nuestro vehículo tiene muchos años es probable que los pistones ya no se ajusten con la precisión que debieran a las paredes de los cilindros ocasionando que acceda el aceite desde el cárter a la cámara de combustión, en cuyo caso deberían reajustarse.


  • Densidad equivocada del aceite: Si la densidad del aceite que usamos no es la adecuada, las elevadas temperaturas a las que se expone puede volverlo demasiado fluido permitiendo que se produzcan fugas por válvulas y retenes desde la parte alta de la culata. Ante la duda es preferible el uso de aceites multigrado que están preparados para adaptarse a distintas temperaturas.


  • Turbocompresor desajustado: Cuando el vehículo cuenta con turbocompresor, a menudo detectaremos humo azul ya que éste aumenta la exposición del motor a las altas temperaturas, volviendo al aceite más fluido y permitiendo que pase por el tubo de retorno a los cojinetes y de éstos al escape. Es conveniente revisar la hermeticidad de las juntas del turbo.


Esperamos que estos consejos os ayuden a alargar la vida útil de vuestro motor. Si queréis descubrir más sobre el sistema de escape o la coloración de los gases de combustión, podéis seguir navegando en esta sección.

2 comentarios: