lunes, 13 de enero de 2014

El sistema de alumbrado del vehículo

El sistema de alumbrado de un vehiculo ¿Que es y como funciona?


El sistema de alumbrado permite ejercer la conducción con seguridad al aportar la iluminación necesaria para ver y ser vistos con claridad.

El alumbrado del vehículo es un sistema clave en la seguridad activa dado que gracias a la iluminación podemos circular en situaciones de baja visibilidad, permitiéndonos ver con claridad así como informando al resto de usuarios de la vía sobre nuestra presencia en la carretera, la dirección que vamos a tomar o la velocidad a la que estamos circulando.

El color de las distintas luces emitidas por nuestro vehículo está catalogado por normativa internacional, así los faros traseros serán de color rojo, los laterales o direccionales ámbar y los delanteros amarillos o de luz blanca, salvo en vehículos de emergencias.

Atendiendo a la ubicación que ocupan en las distintas partes de nuestro automóvil podemos dividir estos elementos lumínicos en tres grupos:

  • Faros y luces auxiliares de iluminación delantera 
  • Faros frontales, laterales y traseros de señalización 
  •  Luz interior de cortesía y otros dispositivos lumínicos Iluminación coche
El sistema de alumbrado del vehículo
Componentes del sistema de alumbrado del vehículo

Iluminación delantera

La iluminación delantera de nuestro automóvil depende principalmente de los faros de largo y corto alcance. Además éstos son una de las partes más vistosas del vehículo y a menudo son sustituidos con una finalidad estética ya que son capaces de otorgar un determinado estilo y personalidad propia al vehículo.

Faros delanteros:

Los faros delanteros son los encargados de proyectar un haz de luz que permita que podamos ver el camino con nitidez aunque también sirve para que otros vehículos puedan identificar nuestra posición.

Luces de cruce o corto alcance:

Los de corto alcance o de cruce tienen por finalidad emitir una luz de corte afilado y asimétrico para evitar deslumbramientos a otros usuarios de la vía, mientras que la luz de carretera o largo alcance consiste en un haz más intenso y centrado, por lo que debe usarse solo cuando estamos solos en la carretera.

Faros supletorios y faros antiniebla:


Respecto a los faros supletorios podemos decir que su finalidad es ensanchar el campo de visión, y son propios de países nórdicos, automóviles de rallyes o vehículos todo terreno donde se colocan sobre una barra superior sobre el techo para alzar la luz y aumentar más el alcance. Se ciñen a la normativa de luz de carretera.

En cambio los faros antiniebla si son ya de uso obligatorio y están muy extendidos. Pueden ser blancos o amarillo selectivo y enfocan más abajo. Aportan mayor visibilidad que los faros de cruce en situaciones climatológicas adversas como bruma, niebla o nevadas y se recomiendan para viajar a bajas velocidades.

Por otro lado, con relación su forma, podemos hablar de faros elipsoidales en las luces de niebla y cruce. Usan una lente especiar que define con mayor exactitud el contorno de la luz que se proyectará en la carretera.

La mayoría de vehículos de hoy día funcionan con faros halógenos de tungsteno. Consisten en una lámpara de cuarzo repleta de gas y componentes halógenos como el yodo, el bromo o el cloro, que protegen el filamento e impiden que se oscurezca el cristal pese a funcionar a temperaturas más elevadas que los faros convencionales de bombilla incandescente. Esto le permite aportar un haz lumínico más brillante.

Tampoco sorprende encontrar vehículos que cuenten con faros de xenón, que funcionan con lámparas de plasma y vapor de mercurio a temperaturas muy altas. Los electrodos encienden este gas noble (xenón) en pequeñas ampollas de cuarzo aportando una mayor duración e intensidad que los anteriores. Su principal ventaja es que no requiere bombillas independientes, sino que todas las fibras ópticas provienen de la misma fuente, otorgando mayor control y evitando haces de luces superpuestas.

Luces diurnas:


Desde febrero de 2011, los fabricantes están obligados a incluir faros de conducción diurna en sus nuevos modelos, generalmente se trata de faros con emisores LED y no es sorprenderte encontrar este tipo de iluminación en el resto de faros del vehículo, debido a que su alumbrado alcanza el punto máximo más rápidamente que cualquier otro sistema y su vida útil se estima tan larga como la del mismo automóvil en que están instalados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada