viernes, 31 de marzo de 2017

¿Qué es el alternador, cuál es su vida útil y qué averías son frecuentes en este elemento?

El alternador juega un papel muy destacable en el vehículo al ser el principal responsable del sistema eléctrico y la batería.


El alternador es uno de los componentes más importantes de un vehículo. Es el encargado de transformar la energía mecánica en energía eléctrica y toma su nombre de la corriente alterna que produce por medio de los distintos fenómenos de inducción a los que es sometido para cumplir su función.

Pero su labor va más allá, además de transformar la energía en electricidad, es el responsable de almacenarla en la batería para que nos sea de utilidad incluso aunque no hayamos encendido el motor.

El alternador está compuesto básicamente por tres partes:

  • Un inductor que crea el campo magnético que provocará la tensión eléctrica cuando reciba la energía mecánica. A esta pieza la llamamos el rotor.

  • Un inducido que es el conductor sometido al campo de fuerza donde tiene lugar la transformación al que denominamos estator.

  • Un regulador de voltaje que va condicionado por las revoluciones del motor, de modo que se genere más energía cuando el vehículo aumente las revoluciones y por tanto requiera más potencia.


Conociendo sus componentes, es más sencillo comprender su funcionamiento:


El rotor gira produciendo el campo magnético en función de la tensión de las escobillas mientras el estator genera la energía eléctrica. Suele estar constituido por tres bobinas lo que aporta 3 puntos de salida para obtener corriente trifásica.

El regulador compensará las diferencias de tensión durante su funcionamiento para que el rotor reciba la alimentación necesaria para mantener el campo magnético a demanda de las necesidades eléctricas del vehículo.

Una vez que tenemos claro cómo trabaja el alternador, vamos a examinar las averías más comunes que sufre este componente tan imprescindible de nuestro vehículo.

¿Qué fallos son frecuentes en el alternador?

Los vehículos de hoy en día cada vez requieren más energía eléctrica debido al aumento de las comodidades tecnológicas en los automóviles. Eso acorta su vida útil ya que fuerza en exceso su funcionamiento, pero también nos permite descubrir antes un fallo del sistema a causa de las numerosas piezas que dependen de él.

Vamos a averiguar qué síntomas nos advierten de una posible avería en el alternador para prevenir que el auto nos pueda dejar tirados en la ruta o no permitirnos salir a ella:

  1. La propia luz del alternador: muchos automóviles incluyen un avisador en el tablero de instrumentos, si se ilumina la batería o el propio alternador están fallando.

  2. Fallos en los accesorios eléctricos: Cuando el alternador se avería no permite que la batería cargue de forma óptima, y los primeros síntomas que podemos detectar son fallos en la regulación de las luces y bajo rendimiento en los dispositivos eléctricos, que si no se solucionan a tiempo pueden romper la batería y deteriorar otros sistemas que dependan de esta electricidad, como los elevalunas, el audio, los faros o el aire acondicionado.

  3. Ruidos significativos: Una correa defectuosa en el alternador, agrietada o desgastada, puede reconocerse a simple vista, pero si nos sucede en carretera, la prueba clara es un ruido muy notable ya que es fácil que esto provoque el desprendimiento de algunas partes móviles del alternador. Los mismos síntomas pueden darse por el excesivo desgaste de sus rodamientos.

  4. Batería baja: con un voltímetro digital conectado a la salida de la batería podemos verificar si ha descendido su voltaje. Debemos hacer la prueba con el motor apagado y encendido para discernir si la avería está en el alternador o en la batería. Con el motor apagado, por debajo de 12V el fallo es de batería. Con el motor encendido si desciende de 13,8V es problema del alternador.

¿Cuánto dura un alternador y cuál es la vida útil de sus componentes?

La duración del alternador dependerá del uso al que lo hayamos expuesto. Dejarnos las luces encendidas, instalar baterías de mala calidad, circular por caminos rurales que puedan anegarlo de polvo y arena e incluso exponer con frecuencia nuestro vehículo a condiciones climatológicas extremas (por calor o frío) puede acortar sensiblemente la vida útil del alternador.

En principio, la vida útil del alternador, en conjunto, está entre los 200.000 y 400.000 kilómetros, pero a lo largo de este tiempo, es probable que alguno de sus componentes deba ser reemplazado.

Vamos a analizar a qué elementos del alternador pueden deteriorarse con mayor facilidad:
  • Las escobillas: Debido a que las escobillas se encuentran en continuo contacto con partes móviles del alternador, su desgaste es bastante frecuente. Si colocamos un amperímetro al alternador y observamos saltos raros, es probable que debamos reemplazarlas. Puente rectificador: Los diodos que lo conforman fallar con el tiempo, haciendo que no pase la energía suficiente para cubrir las necesidades eléctricas del vehículo y mantener la batería cargada. Un multímetro sobre los diodos nos puede mostrar si poseen la resistencia suficiente. 

  • El rotor: Cuando existan problemas con esta pieza tendremos como resultado unos niveles de tensión bajos o nulos. Podemos verificar su estado comprobando que no hay fugas ni en el colector ni en la bobina.

  • Regulador de voltaje: Los hay de muy diversos tipos: mecánicos, con relé, transistorizados… pero lo más probable es que se haya quemado del uso. Para saberlo es necesario sustituirlo y ver si en ese caso el alternador sigue funcionando.


Esperamos que este artículo os haya ayudado a comprender con claridad cómo funciona y cómo detectar las averías más comunes del alternador del auto.