sábado, 15 de mayo de 2010

Aprenda a cambiar una rueda pinchada

¡Cambie esa sensación de derrota!

A pocas personas les gusta cambiar una rueda. Pero si puede seguir instrucciones muy simples, ésta es una buena oportunidad para cambiar esa condición de "mecánicamente incompetente". También ahorrará tiempo, dinero y estrés, y sus pasajeros lo considerarán el mejor conductor del mundo. Con estas instrucciones estará de nuevo en camino en un abrir y cerrar de ojos.

ANTES DE COMENZAR...
Para cambiar una rueda (o más precisamente, un rim con un neumático), necesita otra para reemplazarla. Muchos automovilistas no han revisado su rueda de emergencia desde que compraron el auto.
  • Tómese su tiempo de buscar la rueda de emergencia. Bajo el piso del maletero y bajo la parte trasera de un camión son los lugares más comunes. Ya se trate de una rueda grande completa o de una de esas pequeñas, de baja calidad y alta presión, asegúrese de que está correctamente inflada y es de fácil acceso.
  • Mientras explora el auto, también revise que esté el gato, especialmente si compró el auto usado. Es muy común que el gato falte o esté incompleto. Fíjese ahora, antes que lo necesite.
La mayoría de los autos vienen con una herramienta para sacar las tuercas del neumático que es casi inservible... es pequeña, resbala, y no hace palanca. Vaya a una tienda de piezas de vehículos y compre una de esas llaves en cruz. Generalmente tienen tres tamaños de cubos diferentes, además de un extremo para hacer palanca, y le facilita extraer tuercas extremadamente duras. Sólo asegúrese de que uno de los cubos encaje bien en las tuercas de su rueda antes de abandonar el estacionamiento.

PASO 1: Encuentre el lugar correcto
Mientras hace todo esto, seguramente habrá tráfico pasándolo. Especialmente de noche, los autos que vienen tendrán mucha dificultad para verlo en cuclillas frente a su vehículo, así que deberá escoger muy bien su lugar para cambiar la rueda. Sin embargo, cuanto más maneje con el neumático ponchado, mayores son las posibilidades de dañarlo sin posibilidad de reparación. Busque el primer lugar bueno, no el segundo.
  • Busque un área nivelada en donde pueda trabajar. Es muy peligroso elevar el auto con el gato en una colina o inclinación del terreno.
  • Busque un sitio en el que pueda empujar el auto fuera del paso del tráfico. Un tramo largo y derecho del camino es mejor que una curva. El tráfico podrá verlo en vez de encontrarlo inesperadamente.
  • Prenda sus intermitentes de emergencia (generalmente cerca del volante)
¡Ponga el freno de mano! Ponga un auto con transmisión automática en estacionar. Un auto con transmisión manual (palanca de cambios) en primera o marcha atrás. Para estar realmente seguro, coloque dos ladrillos o rocas (al menos del tamaño de su puño) al frente y detrás de la rueda opuesta a la del neumático ponchado. Esto ayudará a evitar que el auto comience a deslizarse inadvertidamente.
Si tiene una lona con usted, estírela en el piso al lado del neumático ponchado. Sujétela con rocas u objetos pesados de manera que el viento no la vuele. Así tendrá un lugar limpio para arrodillarse y colocar las partes de la rueda. Si tiene guantes con usted, póngaselos.

PASO 2: Busque la goma de repuesto y el gato

No puede sacar la rueda vieja sin un gato. La rueda de emergencia estará seguramente junto al gato.
  • La rueda de emergencia generalmente está en un compartimiento a menudo en el fondo de un lateral del auto. Se trata de un área destinada para a esto o una ranura de algún tipo donde se debe guardar el gato. En su manual del usuario hay un diagrama que le ayudará a localizarlo.
  • A menudo la rueda auxiliar estará sostenida en su lugar por un soporte o tornillo que se desenrosca a mano con facilidad.
  • Si el gato está en ranuras de metal, deslícelo hacia afuera y revise que también esté la palanca. Muchas palancas de los gatos hacen también la función de sacar tuercas, pero si tiene una verdadera llave en cruz (ver arriba), no necesitará utilizarla como tal.
Lleve ambos elementos al área de trabajo, junto con la llave en cruz. Si hace esto de noche, tenga cuidado de no perder la palanca del gato en la oscuridad.

PASO 3: Afloje las tuercas de la rueda

Si trata de aflojar las tuercas después de elevar el auto con el gato, la rueda va a girar. Afloje las tuercas ahora y alivie la tarea.
  • Generalmente hay las ruedas tienen cuatro o cinco tuercas. Algunas veces están ocultas bajo un tapacubos o plato es necesario extraer a presión. Si es este el caso, use el extremo plano de su llave en cruz (o la palanca del gato). Insértelo el la ranura que está en el borde del plato o en el borde del tapacubos. Haga palanca para sacar el plato o tapacubos y no permita que salga rodando.
  • Ahora que ya sacó el tapacubos, encuentre el extremo de la llave que encaje correctamente. Colóquela en cualquiera de las tuercas.
  • Gire en dirección contraria a las agujas del reloj para aflojar la tuerca. ¿Tiene la llave en cruz? Si es así, agarre el extremo opuesto de la llave. Utilice esa palanca para para aflojar las tuercas.
  • Muchas personas tienen problemas para sacar tuercas que han sido ajustadas muy fuertemente. Si se encuentra en esa situación, aquí le damos algunas estrategias que le ayudarán a aflojarlas.
  1. Mantenga la llave firme con su mano si es posible y empuje fuerte hacia abajo en el otro extremo de la llave con el pie.
  2. Ponga su pie con cuidado sobre la llave. Sosteniéndose en el auto párese con todo su peso sobre el extremo de la llave. Rebote sobre ese extremo hasta que la tuerca se afloje.
  3. Busque una piedra. Martille con ella el extremo de la llave.
Una vez que la tuerca se haya aflojado y gire con mayor facilidad, continúe esta operación hasta que pueda sacarla con la mano, pero déjela en su lugar. Repita el mismo proceso con las tuercas restantes.

PASO 4: Levante el auto con el gato

Para poder sacar la rueda deberá levantar ese extremo del auto.
  • A menudo la rueda auxiliar estará sostenida en su lugar por un soporte o tornillo que se desenrosca a mano con facilidad.
  • Eleve el gato lo suficiente como para que alcance a tocar el borde inferior del auto. Casi todos los gatos se elevan insertando la palanca del gato en una cavidad y girando la palanca. Algunos gatos se levantan con un movimiento tipo tijera. En ese tipo de gatos, la cavidad puede estar escondida en el centro del cuerpo, mientras que en otro tipo de gatos puede ser más obvia.
No se preocupe ajustar el lugar del gato mientras gira la palanca. Puede colocar mejor el gato una vez que ya esté por alcanzar el auto.
  • Una vez que el gato está lo suficientemente alto como para tocar el auto, es hora de colocarlo correctamente. Cada fabricante tiene un lugar específico destinado para el contacto del gato: es el punto en el que el gato levanta el auto. Si usted tiene el manual, puede encontrar esta información en el mismo.

    Las posiciones para el gato son generalmente de 6 a 12 pulgadas detrás de la rueda delantera o de 6 a 12 pulgadas delante de la rueda trasera. Busque el chasis del auto unas pulgadas hacia adentro de la carrocería y evite utilizar la suspensión.

    Asegúrese de que el gato se encuentre bien firme en el piso. Gire la palanca algunas veces más para asegurarlo bien.
  • Cuando esté seguro de que el gato está en el lugar correcto, continúe dando vueltas a la palanca de modo que el auto se eleve bien en donde está la rueda ponchada. Recuerde que deberá colocar allí una nueva rueda inflada, así que elévelo bien para que haya suficiente espacio.

PASO 5: Retire la rueda vieja
Dejó las tuercas en la rueda vieja para no perderlas. Ahora es momento de sacarlas.
  • Desenrosque todas las tuercas con la mano,y sepárelas (en el tapacubos si tiene uno o sobre la lona).
  • Agarre la rueda por los dos lados del neumático (en las posiciones de las tres en punto y las nueve en punto). Tire de la rueda para sacarla. Mantenga su peso hacia adelante o caerá sentado al suelo. Haga rodar la rueda vieja hacia un costado.

PASO 6: Ponga la rueda nueva
Sosteniendo la rueda de emergencia, trate de que los agujeros del rim acoplen en los tornillos. Deslice la rueda de emergencia por los tornillos hasta que ajuste y no se vuelva a salir.
Si no hay suficiente espacio para montar la rueda de emergencia, déjela a un lado y haga girar de nuevo la palanca del gato para que la carrocería suba más.
El próximo paso es ajustar las tuercas en el orden correcto:

  • Tome las tuercas y enrósquelas en los tornillos con las manos. Use la llave en cruz para que vayan entrando en los tornillos, pero no las apriete todavía.
  • Baje el gato hasta que la rueda apenas toque el suelo.
  • Ajuste bien una de las tuercas. Gírela bien con la llave en cruz pero no la apriete demasiado. Luego, vaya a la tuerca contraria y repita la operación.
  • Ajuste las tuercas restantes del mismo modo. Si tiene cinco tuercas, ajústelas intercaladas hasta que estén todas listas.

PASO 7: Baje el auto y guarde todo
¡Listo, de nuevo a la carretera!
  • Gire la palanca del gato hacia la izquierda para bajar el auto completamente. Ya libre del peso del auto, el gato se caerá sobre su lado. Apóyelo en un costado y termine de girar la palanca hasta que lo cierre por completo.
  • Si la rueda tiene un tapacubos o plato, póngalo de nuevo en su lugar sosteniendo un borde y golpeando el borde opuesto con la palanca del gato, el talón de la mano o el borde del puño.
  • Coloque la rueda desmontada en el compartimento de la rueda de emergencia o en el soporte de la rueda de emergencia y asegúrela con su tornillo. Coloque el gato y la palanca en su posición original.
Tire la lona en el maletero, y de la vuelta con cuidado hasta la puerta del conductor. ¡Observe los autos que pasan!