sábado, 28 de noviembre de 2015

Alguna vez te preguntaste ¿Qué pasa si en lugar de gasoil echamos nafta o viceversa?

Si alguna vez te preguntaste qué pasa si en lugar de gasoil (diesel) echamos nafta (gasolina) o viceversa entonces tenes que leer este post. 

La mejor forma de evitar daños mayores en nuestro motor al equivocarnos al repostar, es no arrancar el vehículo o pararlo cuánto antes.

Llevamos un ritmo de vida muy acelerado, y si además manejamos con frecuencia vehículos que funcionan con distintos tipos de carburantes, no es de extrañar que podamos acabar poniendo gasoil en el tanque de un vehículo que funciona a nafta o viceversa. Dependiendo de la cantidad que se introduzca del equivocado combustible, y el tiempo que circulemos con él, podemos provocar hasta una rotura del motor.

Hoy en día, no es tan sencillo que suceda a causa de la que boquilla de las mangueras de las estaciones de servicio varían en función al carburante para que podamos detectar que estamos cometiendo un error. 


Las mangueras del gasoil son más anchas y no caben fácilmente en el tanque de nafta, pero a la inversa, podemos no darnos cuenta de esa holgura. De hecho, según la Asociación de Seguros de Reino Unido, el 95% de los errores de carga son de esta clase: poner nafta a un vehículo que funciona con gasoil.

Vamos a ver qué tipo de consecuencias puede tener este hecho y cómo solventar la situación antes de que empeore. Desde luego, si nos damos cuenta antes de arrancar, lo ideal es avisar a nuestra compañía de seguros y notificarlo a la estación de servicio para tomar las medidas oportunas ya que una vez que el combustible circule con nuestro vehículo los daños irán en aumento.

Este tipo de errores no quedan cubiertos por la garantía del vehículo en ningún caso al tratarse de negligencia por parte del conductor. Si hubiese sido el operario de la estación de servicio el que hubiera cometido el error, la compañía aseguradora se encargará de pedirle responsabilidad a la gasolinera.



Aunque las consecuencias pueden ser similares, a la hora de detectarlo hay ciertas diferencias, así que veamos al detalle qué sucede al cargar de manera errónea:

Cargar Nafta en un coche a Gasoil

Cuando ponemos nafta en un vehículo diésel, notaremos ruidos en el motor hasta que éste acabe por detenerse, aun cuando la cantidad que hayamos repostado sea muy pequeña. Por ello es preferible llamar a la grúa del seguro cuanto antes.

Será necesario vaciar el tanque y limpiar con maquinaria y productos específicos, todo los componentes por los que la gasolina haya podido circular, prestando especial atención a los inyectores, bomba inyectora y el propio filtro de gasoil.

Este tipo de incidentes acortan la vida útil de los componentes, así que es probable que, según la cantidad y el tiempo que hayas circulado que la bomba de inyección necesite ser sustituida.

Cargar Diésel en un auto Naftero

Si la cantidad de gasoil que hemos puesto en nuestro vehículo a nafta no es mucha, por debajo de un cuarto del depósito, éste funcionará de forma habitual aunque podremos apreciar un humo mucho más blanco en el tubo de escape.

Si supera el cuarto de depósito y hemos arrancado, notaremos el humo blanco antes indicado y tirones, hasta ver cómo al poco tiempo el motor se detiene por completo.

Llamaremos a la grúa del seguro en primer lugar para que nos acerque a un taller de tu confianza, ya que para solventar la situación será necesario vaciar el depósito de combustible, tubos, inyectores y, en caso de que el automóvil cuente con catalizador, es probable que se haya dañado también. También es recomendable sustituir el filtro de combustible y bujías para prevenir consecuencias mayores.

Esperamos que no lleguen a necesitar nunca esta información más que a modo de consulta!! :)