jueves, 7 de julio de 2016

La junta de culata: ¿por qué son tan caras las averías en este elemento?

El principal motivo que causa graves deterioros en la junta de culata es el sobrecalentamiento del motor.

La junta de culata es un elemento esencial para el buen funcionamiento de un motor, pues es la encargada de asegurar la estanqueidad de la compresión del mismo. Se trata de un elemento altamente técnico y complejo, fabricado mediante una capa de amianto que está cubierta por dos láminas de cobre.

La forma que tiene la junta hace que ésta encaje perfectamente con los perfiles que hay sobre la culata, uniéndola herméticamente con el bloque motor. También tiene la característica de ser deformable por lo que puede ser sometida a altas temperaturas y presiones, convirtiéndola en una pieza especialmente delicada.

Tal y como apuntábamos en el párrafo anterior, este elemento está situado entre la culata y el bloque motor, siendo su principal función la de evitar que el líquido refrigerante entre en contacto con el aceite del motor y se mezclen durante el proceso de combustión.


¿Por qué se avería la junta de culata?

Este tipo de pieza, concretamente, no sufre averías sino que el principal motivo por el que debe sustituirse es el deterioro. Este deterioro viene determinado por un una temperatura exageradamente superior a las que este elemento es capaz de soportar y se produce generalmente por pérdidas de agua, haciendo que la junta de culata se queme y deje de cumplir su función.

Por tanto, las causas más frecuentes por las que podría quemarse la junta de culata son el sobrecalentamiento del motor con las consecuentes pérdidas de agua o refrigerante y un mal ajuste de la culata sobre el bloque motor. Sobrecalentamiento del motor y pérdidas de refrigerante:

Cuando el líquido refrigerante es insuficiente, la junta se somete a temperaturas excesivas por lo que la estanqueidad entre la culata y el bloque motor se debilita, haciendo que la culata se deforme.
Este problema puede estar determinado también por un mal flujo del refrigerante en el circuito, por una bomba que no funciona adecuadamente, por un termostato en mal estado o por un radiador que no cumple su función como debería.

Ajuste inadecuado de la culata sobre el bloque:

La culata debe estar perfectamente ajustada con el bloque motor aunque de tal forma que la junta no pierda su elasticidad, pues de lo contrario no absorbería la dilatación producida entre la culata y el bloque cuando éstos se encuentran a altas temperaturas, haciendo que la junta reciba continuos impactos y que los gases de combustión rebosen por el exterior del cilindro, lo que produciría quemaduras.

¿Cómo podemos identificar una junta de culata en mal estado?

Existen diversos síntomas que nos podrán ayudar a identificar una junta de culata en mal estado y si éstos se producen deberemos ser precavidos llevando nuestro auto al mecánico en el menor espacio de tiempo posible. Son los siguientes:

  • Sobrecalentamientos del motor.
  • Pérdidas de líquido refrigerante.
  • Tapón de llenado en el depósito de aceite cubierto con una mezcla de color marrón claro (agua y aceite) o gotas de agua en la varilla del aceite.
  • Excesiva presión en el sistema de refrigeración.
  • Alto consumo de agua o aceite.
  • Pérdida de potencia y rendimiento.
  • Humo blanco o gris claro en el sistema de escape.
  • Líquido refrigerante de color marrón.
  • Dificultades para arrancar el motor.

¿Por qué es tan caro cambiar la junta de culata?

Sustituir la junta de culata es una tarea compleja y costosa, pues requiere una considerable intervención en el motor que tendrá que ser realizada por un especialista. Esto se debe a que hay que separar la culata del bloque motor y generalmente tendrá que ser también rectificada o cambiada por una nueva al haber sufrido deformaciones.




Te puede interesar: La junta de culata de un auto