jueves, 7 de julio de 2016

La junta de culata de un auto

¿Sabes qué es la junta de culata de un auto?

La junta de culata de un vehículo es la responsable de mantener aislados y a la vez unidos la culata y el bloque motor así como los elementos ligados a ellos.

Entre la culata y el bloque motor podemos encontrar la junta de culata; una lámina indeformable encargada de mantener la hermeticidad de la compresión. Para conseguir una óptima estanqueidad entre los dos componentes a los que se encuentra ligada, cuenta con una serie de oquedades para la cámara de combustión, espárragos y el paso del circuito de refrigeración, ayudando así a prevenir fugas de anticongelante y lubricante de sus circuitos d engrase.

La junta de culata está sometida a elevadas temperaturas y altas presiones, por lo que debe ser lo bastante resistente para soportarlas y a la vez lo bastante elástica para cubrir las fisuras que queden en las superficies de apoyo de la culata y el bloque motor, especialmente en movimiento.



¿Qué tipos de juntas de culata existen en el mercado?

Principalmente encontramos cinco tipos de juntas de culata:
  1. De aluminio y cobre en una única pieza.
  2. De acero con canales de distinta profundidad alrededor de los huecos.
  3. De composite o resinas recubiertas de chapa metálica.
  4. Compuestas por un juego de dos a cinco finas hojas de acero al carbono.
  5. Blandas y prensadas, que suelen combinar amianto con hierro o cobre.


El uso de unas u otras, así como el espesor de las mismas, dependerá a su vez de diversos factores:

  • Del material con que estén hechas, pues tal como hemos comentado, puede estar realizada en una o varias capas.
  • Del nivel de rigidez de la culata y el tipo de bloque de cilindros, ya que una pieza de aluminio se expande con el calor hasta tres veces más de una de fundición de hierro y debe tenerse en cuenta a la hora de seleccionar una junta adecuada.
  • De la relación de compresión del motor como en el caso anterior, siendo más delgadas cuanto mayor es ésta.


Habitualmente, sea del tipo que sea, la junta de culata cuenta con refuerzos de vitón (similar al caucho elástico reforzado) en los bordes de los agujeros o anillos de empaquetadura de cobre o aluminio (que pueden ir directamente en el cilindro) para sellar mejor el paso de los distintos componentes que la atraviesan.

¿Cómo podemos detectar si se ha roto la junta de culata o si ésta se encuentra en mal estado?

Entre los síntomas más comunes que podemos notar si se nos ha deteriorado la junta de la culata del motor podemos encontrar agua en el depósito del aceite cuando introducimos la varilla dando como resultado una mezcla blanquecina; un alto consumo de agua, aceite o pérdidas de refrigerante (a causa de una fuga); humo blanco por el tubo de escape; aumento disparado de la presión en el sistema de refrigeración antes de que el motor se caliente; o inestabilidad, pérdida del rendimiento o sobrecalentamiento del motor.


Te puede interesar: ¿por qué son tan caras las averías de la junta de culata?