miércoles, 11 de septiembre de 2013

¿Que son las pastillas de freno, como actuan en nuestros vehiculos y como debemos realizar el mantenimiento?

Las pastillas de freno son fundamentales a la hora de garantizar que la frenada sea uniforme y efectiva.


Los elementos que ves justo a la derecha, son unas pastillas de freno.

Las pastillas de freno son esenciales dentro del sistema de frenado del automóvil ya que proporcionan la fricción necesaria a los discos de freno de tal forma que cuando accionamos el pedal, nuestro vehículo se detiene.

Por tanto, será necesario para garantizar una frenada óptima y eficaz que las pastillas de freno se encuentren en buen estado, ya que de lo contrario se aumentará la distancia de frenado y podrían ocasionarse derrapes indeseados. Tanto el buen estado de las pastillas de freno, como el buen estado de los discos de freno serán esenciales a la hora de garantizar una frenada segura y uniforme.

Las pastillas de freno no son elementos en los que se produzcan averías, sino que son propensos al desgaste y requieren por tanto un mantenimiento periódico. Así pues, cuando circulemos con unas pastillas de freno considerablemente desgastadas estaremos restándole eficacia al sistema completo.

Otro de los síntomas que podemos advertir cuando las pastillas de freno de nuestro coche están desgastadas, son las frenadas chirriantes. Esto sucede cuando las pastillas están por debajo de su nivel de seguridad y también cuando el disco de freno empieza a desgastarse.

Sin embargo, podemos encontrarnos en la situación de que nuestro coche circule con unas pastillas y unos discos de freno prácticamente nuevos y que aún así sigamos escuchando esa frenada chirriante. Esto se debe principalmente a las partículas de polvo que quedan atrapadas entre pastillas y discos, si aplicamos un poco de aire a presión en el sistema que une ambos elementos podremos solventarlo fácilmente.

¿Cómo podemos saber si las pastillas de freno están muy desgastadas y necesitan ser cambiadas?


Para comprobar si el estado de nuestras pastillas de freno es deficiente, podemos efectuar dos tipos distintos de comprobaciones. Uno de ellos consistirá en comprobar visualmente el espesor de las pastillas y el otro método consistirá en advertir, cuando se produzca, el testigo luminoso de nuestro cuadro de mandos.

Inspección visual del espesor de las pastillas de freno:


Para llevar a cabo esta verificación es aconsejable desmontar las ruedas ya que de este modo podremos visualizarlas de mejor manera. Una vez tenemos las pastillas de freno delante, tendremos que fijarnos en si su espesor es inferior a los 2 milímetros ya que si así fuese tendríamos que sustituirlas inmediatamente por pastillas nuevas.

Es importante saber diferenciar entre la propia pastilla de freno y el bloque metálico que sirve de anclaje, ya que en multitud de ocasiones, al ser del mismo color, puede ocasionar confusiones.

Identificar el testigo luminoso en el cuadro de mandos:


En múltiples vehículos se enciende un testigo luminoso como este mientras accionamos el pedal de freno durante la marcha, si percibe que estamos circulando con las pastillas o los discos de freno en mal estado. Si es así, deberemos de acudir al taller lo antes posible. Finalmente, mencionaremos de nuevo la importancia que tiene revisar este sistema para garantizar nuestra seguridad ya que de él depende que podamos frenar de manera eficaz y fiable.

¿Cuánto cuesta cambiar las patillas de freno? ¿Se pueden sustituir por pastillas de freno adquiridas en el desguace?


Cambiar las pastillas de freno es una tarea relativamente sencilla y económica, mientras que la mano de obra no suele exceder los 30 minutos. No obstante, este precio y tiempo son orientativos ya que siempre influirá el tipo de vehículo o el sistema que éste incorpore.

Al contrario de lo que sucede con otros elementos del vehículo, las pastillas de freno NO son un elemento que se pueda comprar en el desguace como recambio de segunda mano. Esto se debe a que es un elemento que participa en los sistemas de seguridad activa del vehículo, por lo que siempre deberá de sustituirse por un dispositivo nuevo.