jueves, 2 de julio de 2015

Perdida de liquido refrigerante por la tapa del deposito

Existen varias razones por las cuales el refrigerante de motor en el tanque auxiliar sube su nivel hasta el punto en que empieza a derramarse, algunas podrían ser sencillas de solucionar, otras por el contrario podrían significar una reparación mayor de forma inmediata.


Tanque auxiliar con derrames de refrigerante

Algo de lo que debemos cuidar al motor de nuestro automóvil para alargar su vida útil es hacerlo trabajar a altas temperaturas o sobre calentamientos, el derrame del refrigerante de motor por el tanque auxiliar sera sinónimo de estos efectos en la mayoría de los casos, si el refrigerante aumenta de nivel en el tanque auxiliar hasta el punto de derramarse pues sera lógico que en los circuitos de refrigeración del motor habrá menos liquido y entre menos liquido un aumento en la temperatura de operación.

Tapón del radiador en mal estado.

Un defecto en los empaques del tapón del radiador son de las razones frecuentes por las que muchos propietarios de vehículos o chóferes sufren y generan sobrecalentamientos al motor, debemos recordar que el refrigerante en el circuito se presuriza por lo que el tapón debe estar en perfecto estado, de lo contrario al adquirir temperatura se experimentaran fugas importantes de este liquido por dicho tapón, debido a la rapidez con que se llena el tanque auxiliar las personas asocian el problema a defectos en el empaque de cabezote cuando la solución es tan sencilla como cambiar el tapón.


Termostato cerrado de forma permanente.

Otra razón para que el liquido este subiendo de nivel y se derrame es el mal funcionamiento del termostato, el termostato es esa válvula que frena el flujo de refrigerante hasta que el motor adquiera cierta temperatura de operación, una vez alcanzada la temperatura de operación se abre y deja pasar el flujo de refrigerante hacia el radiador, si por algún defecto este termostato no se abre la temperatura de operación incrementara rápidamente, habrá un exceso de presión lo que sobrepasara la capacidad de retención del tapón, el resultado sera un incremento rápido en el nivel de refrigerante en el tanque auxiliar, por lo general estará acompañado de gran cantidad de burbujas.

Empaque de cabezote o culata deteriorado.

Este podría ser uno de los factores que de forma frecuente se presentan y requieren de una reparación mas profunda, fugas de compresión del motor desde los cilindros al circuito de refrigeración por medio de un empaque deteriorado(soplado), estas fugas elevan la presión en el sistema provocando que el tapón alivie el exceso pero a la misma vez dejando pasar gran cantidad de refrigerante al tanque auxiliar generando sobrecalentamientos, esto estará acompañado de burbujas constantes.

Rendimiento pobre del abanico o suciedad en el radiador.

El abanico provoca un flujo importante de aire fresco que atraviesa el radiador enfriando el refrigerante caliente que viene del motor, si el abanico no gira con la intensidad correcta el flujo de aire sera pobre, de esta forma podrán existir picos de sobre calentamiento según la carga o aceleración, provocando un aumento en la temperatura y la presión en el sistema lo cual podría llenar el tanque auxiliar. Existen diferentes métodos utilizados para activar el abanico.

Llenar el tanque auxiliar por encima del máximo.

Otra razón frecuente es por parte del conductor no respetar el nivel máximo en el tanque auxiliar, recordemos el que el sistema de refrigeración constantemente enviara al tanque auxiliar pequeñas cantidades de refrigerante según se presuriza para después volver a succionarlas, si el tanque auxiliar lo llenamos todos los días hasta rebosar sera lógico que cuando del radiador se envié cantidades de refrigerante estas derramen por el auxiliar ya que esta completamente lleno y después cuando el sistema vuelva a succionar la cantidad que envió al auxiliar el nivel de este bajara.
fuente: http://www.mecanicabasicacr.com/