jueves, 26 de mayo de 2016

¿Cómo funciona el embrague de un auto?

Partes básicas de un embrague


Aunque lo uses a diario y muchas veces por kilómetro recorrido, a lo mejor no te has parado nunca a pensar de qué manera actúa en el conjunto del automóvil. Por eso, esta vez, te contamos cómo funciona el embrague de un auto manual.

Cuando arrancas el motor, este gira al ralentí a unas 1.000 RPM. Pero para que el par pase por la transmisión hacia las ruedas motrices, algo tiene que ‘conectar’ bloque y transmisión… pero no de forma permanente (porque si no, las ruedas se moverían todo el rato o el motor se calaría en cuanto frenaras). Ese elemento de que conecta ambos elementos es el embrague.


Cuando estás en punto muerto, el motor giralibre’ y el vehículo no se mueve por más que lo aceleres. Por eso, cuando engranas la primera y levantas un poco el pie izquierdo, el embrague acopla la caja de cambios con ese piñón y se transmite el movimiento del cigüeñal a las ruedas. Pero claro, como la primera se queda corta enseguida y hay que usar el resto de relaciones (segunda, tercera, cuarta, quinta…) a medida que necesitas menos potencia y más velocidad, entre una y otra se pisa el embrague para desembragar, es decir, para ‘desconectar’ puntualmente el conjunto y poder seleccionar durante breves instantes las distintas marchas antes de embragar de nuevo (levantar el pedal). Por eso hay que pisar el pedal izquierdo tanto al subir relaciones como al reducir.

Los autos utilizan un embrague a fricción que funciona por medio de líquido (hidráulico) o lo que es más común, mediante un cable. Un ‘plato de presión’ atornillado al volante motor ejerce fuerza constante por medio de un resorte de diafragma sobre el plato de transmisión. Muchos vehículos antiguos tienen una serie de resortes reguladores en la parte posterior del plato de presión, en vez de un resorte de diafragma.

El plato de transmisión (o fricción) funciona en un eje de entrada acanalado, a través del cual la potencia se transmite a la caja de cambios. El plato tiene forros de fricción, similares a los forros del freno, sobre sus dos caras. Esto permite que la transmisión funcione sin problemas cuando el embrague está accionado

Cuando se ‘desacciona’ el embrague (se suelta el pedal), un brazo empuja otro elemento contra el centro del resorte de diafragma, el cual libera la presión de sujeción. La parte externa del plato de presión, que tiene una gran superficie de fricción, ya no sujeta al plato de transmisión con el volante motor, por lo que la transmisión de la potencia se interrumpe y se puede engranar otra marcha. -
Embrague acoplado.

Embrague desacoplado.

En un embrague hidráulico, la presión sobre el pedal izquierdo activa un pistón en un cilindro maestro, que transmite la fuerza a través de un conducto lleno de líquido a un cilindro auxiliar montado en la carcasa del embrague. El pistón del cilindro auxiliar se conecta al ‘brazo de liberación’ del embrague.

Partes del embrague


El embrague moderno tiene cuatro componentes principales: el plato de cubierta (que incorpora un resorte de diafragma), el plato de presión, el plato de transmisión y el collarín.

El plato de cubierta se atornilla al volante motor y el plato de presión ejerce presión sobre el plato de transmisión a través del resorte de diafragma o, en autos antiguos, por medio de resortes reguladores.

El plato de transmisión funciona en un eje entre el plato de presión y el volante motor. Este se encuentra enfrentado a cada lado, con un material de fricción que sujeta el plato de presión y al volante motor cuando está totalmente acoplado. Puede deslizarse por una cantidad controlada cuando el pedal del embrague se suelta parcialmente, lo que permite que la transmisión funcione también. Es lo que se conoce como ‘medio embrague‘.

El collarín es empujado con fuerza contra el resorte de diafragma, tanto de forma hidráulica como por un cable y una palanca, liberando la carga del resorte para interrumpir la transmisión de energía.

Fuente: www.comofuncionaunauto.com