martes, 3 de mayo de 2016

Puntos a tener en cuenta para realizar el mantenimiento preventivo a una moto




1. Cambiar la batería

La función de la batería, al ser la fuente del sistema eléctrico de la moto, es poner en marcha el motor y asegurar el arranque del mismo. Para su mantenimiento preventivo se recomienda:

No instalar muchos dispositivos eléctricos y electrónicos en la moto, pues se abusa de la capacidad de la batería. Fijarla correctamente del soporte para evitar que el líquido electrolito salga de las celdas de carga, o que, por irregularidades de la vía, la batería haga contacto el chasis de la moto y se produzca un cortocircuito.

Verificar que la manguera de desfogue no se encuentre obstruida o pisada con otra parte móvil de la moto como el gato central o soporte central y asi garantizar el drenado del agua que se genera y que la presión este igual a la del medio ambiente.

Revisar el nivel de carga y la cantidad de líquido electrolito cada tres meses, para garantizar el buen funcionamiento de la batería. La vida útil de una batería convencional es de 1 a 2 años, debido a que el desgaste de las placas de plomo que la componen, pudiendo ocasionar un cortocircuito dentro de la batería provocando su descarga en poco tiempo.

2. Inspeccionar el sistema de frenos

Ya sean frenos de disco o tambor, frenos convencionales o ABS, los frenos de una moto deben chequearse frecuentemente, porque su desgaste no es tan pronunciado como con otros sistemas y por ello puede pasar por alto para muchos conductores. Por eso, presta especial atención a ciertas irregularidades como golpeteos, ruidos anormales y vibraciones, porque pueden ser un indicio de mala calidad de las piezas o un desgaste rápido de las mismas.

Además:
  • El líquido de frenos debe estar limpio y por encima del nivel mínimo requerido.
  • El drenaje de los ductos y cambio del líquido de frenos debe realizarse cada año como mínimo.
  • No se debe completar el líquido de frenos cuando el nivel en el depósito se reduzca, éste es el mejor indicador que las pastillas de los frenos están desgastadas o hay una fuga en el sistema. El juego libre de la manecilla del freno de disco o del pedal del freno no puede ser superior a 25 mm, si en algún momento es más se debe realizar un mantenimiento inmediato.
  • El estado de las bandas y pastillas de freno debe revisarse por lo menos cada 4 meses, y efectuar su cambio cuando la motocicleta pierda capacidad de frenado.
  • Es importante recordar evitar transitar en la motocicleta pisando el pedal del freno ya que esto reduce la vida útil del mismo.
3. Cuidar el sistema de llantas (neumáticos)

Para mantener las llantas de una moto con la presión y el cuidado adecuados, es necesario que sigas unas sencillas pautas:
  • Verifica la presión en las dos llantas semanalmente sin excepción. Una presión inferior a la recomendada puede aumentar el consumo de combustible hasta en un 15%, y desgastar los bordes internos de las llantas.
  • No sobrecargues la moto, ya que esta no fue diseñada para ser un vehículo de carga; esta práctica genera además daños en llantas, pérdida de control de la motocicleta y daño en el chasis afectando en gran parte la seguridad pasiva del vehículo.
  • Cuando una llanta tiene 2 mm de profundidad de labrado debe sustituirse, pues pierde capacidad de agarre y evacuación de agua en condiciones climáticas adversas.
  • Si los neumáticos están gastados, debe cambiarlos ya que a parte que puede ser sancionado según leyes de Tránsito, reduce la estabilidad y puede provocar pérdida de control de la motocicleta sobretodo en terrenos o pisos húmedos.
  • La sustitución de las llantas gastadas debe confiarse a personal calificado. Una llanta que aparentemente esté bien puede presentar fallas imperceptibles como desgaste o deformaciones interiores debido a un gran tiempo de recorrido, o a que su fecha de fabricación sea de mucho tiempo atrás, logrando así que las características del caucho no sean las mejores para su utilización en la vía pública. 
  • Es importante revisar la sujeción de las llantas por lo menos una vez a la semana para evitar inconvenientes que desencadenen lesiones graves.
  • El neumático nuevo hasta que no haya sido ”rodado” puede tener una adherencia relativamente baja sobre ciertas superficies, antes de conducir a altas velocidades es recomendable una conducción suave y sin aceleraciones bruscas. Esto debido a la goma que se le echa a la banda de rodamiento para su almacenamiento antes de su uso.
  • Antes de llevar ciclos de conducción exigentes (conducir a velocidades altas, hacer giros donde la inclinación sea pronunciada, etc.) se recomienda darle tiempo a los neumáticos de adquirir una temperatura óptima.
4. Cuidar la presión de inflado de las llantas

Para tener la presión de inflado de las llantas de una manera correcta, te recomendamos:
  • Ajustar siempre la presión de aire en función de las condiciones de utilización, sobre todo cuando es frecuente llevar parrillero en nuestra motocicleta.
  • Calibrar la presión de inflado de las llantas en frío, es decir, antes de iniciar el recorrido matutino, o al menos no haber recorrido más de 2 km a una velocidad de más de 50 KM/H
  • Si la presión es baja puede ocasionar problemas en las curvas y un calentamiento excesivo de las llantas. También puede provocar que la motocicleta reaccione de forma anormal.
  • Si la presión es superior a la recomendada puede dar lugar a derrapes al eliminarse la tracción habitual y cuando circulemos en recta la motocicleta “brincará” al no absorber las deficiencias como baches y otros elementos que nos podamos encontrar circulando por carretera.
5. Vigilar el Sistema de escape

Es importante que inspecciones regularmente el sistema de escape con el fin de detectar fugas, soportes o ganchos dañados o rotos, o si hay ruidos inusuales.

Limpiar y quitar la carbonilla el tubo de escape es fundamental para el buen funcionamiento de tu moto. Hay que tener un especial cuidado con las motocicletas que poseen un motor de 2 Tiempos, pues el tubo de escape en estos motores acumula carbonilla que acaban restando potencia a la motocicleta.

6. Cuidar el sistema de Suspensión

Las suspensiones son uno de los sistemas más desconocidos por los motociclistas. A pesar de que todos las consideramos fundamentales, las suspensiones no son tan complicadas como pueden parecer, y conocer sus principios básicos de funcionamiento es fundamental para poder comprenderlas y dominarlas.

La principal función es sostener el peso de la motocicleta y sus pasajeros, garantizar la tracción y realizar los ajustes necesarios para garantizar la estabilidad, confort a la hora de realizar la conducción.

El ajuste de una suspensión es un trabajo metódico que requiere experiencia, sensibilidad y método. Hay que realizar las diferentes operaciones por pasos y ser capaz de observar las diferencias que tienen lugar, ya que muchas veces no es fácil comprender el inconveniente.

La suspensión delantera se emplea fundamentalmente cuando se frena o cuando se pasa por un hueco o una irregularidad de la vía. Es importante que la suspensión delantera se comprima suavemente y de forma controlada cuando se frena, debido a que la horquilla se hunde y se transfiere más peso hacia la rueda delantera, lo que ayuda también a frenar la moto más rápido.

Si la suspensión delantera se comprime muy rápido (demasiado blanda) te arriesgas a que la horquilla llegue al tope, y como consecuencia de esto la rueda trasera pueda perder el contacto con el asfalto moviéndose de lado a lado. Por otro lado cuando tengas que tomar una curva tendrás que compensar la mala distribución de pesos en los trenes de la motocicleta con la trazada.

7. Revisar el sistema de transmisión de movimiento 

Uno de los sistemas más utilizados por las diferentes marcas de fabricantes de motos es la transmisión por cadena.
Este sistema necesita un mantenimiento periódico de limpieza (cada 8 días), y una lubricación dada por productos especializados a base de grafito o molibdeno (no utilizar el mismo aceite que se retira del motor, sebo o grasa).

Lo más importante es realizar una tensión periódica de la cadena donde su juego libre no puede ser superior o inferior a 25 mm. (Entre 20 y 30mm).

Si te interesa saber mas podes mirar: ¿Cómo tensar la cadena de la moto?

8. Revisar las luces periódicamente

Por último, recuerda revisar el sistema de luces de la moto periódicamente, pues de esta manera se minimiza el riesgo de sufrir un accidente de tránsito al conducir la moto en las noches.

Revisa tanto la luz delantera como trasera, pues es la garantía de ser vistos en las noches, justo cuando la visibilidad de otros conductores se hace más difícil.

Aquí un comentario personal un sin fin de veces me cruzado con motociclistas que no tienen las luces traseras en rutas, autopistas y demás... y realmente un me he visto sorprendido en más de una ocasión a tal punto de casi impactar con alguno!! y pensar que todos los puntos este seria el mas sencillo de verificar en nuestras casas y el menos costoso de reparar!!!! en fin CAMBIEN LOS FOCOS QUEMADOS!!! NO LO DEJEN PARA MAÑANA!!!!


El mantenimiento preventivo de su motocicleta requiere de conocimientos y disciplina; por eso, es necesario que realices un mantenimiento preventivo a tu moto de manera constante, para detectar fallas y poder solucionarlas a tiempo.