lunes, 17 de abril de 2017

7 recomendaciones a la hora de instalar un motor reconstruido

La sustitución del motor en un vehículo es una tarea compleja y que requiere conocimientos avanzados de mecánica, además de paciencia y una cierta metodología. Una buena instalación es clave a la hora de asegurar que el vehículo seguirá funcionando igual o incluso mejor que antes de producirse la avería, y sin duda esto es lo que el propietario de un vehículo busca cuando opta por comprar un motor reconstruido para poder volver a ponerlo en marcha.

Debido a la importancia que la instalación tiene sobre el buen funcionamiento del motor, creemos conveniente compartir con ustedes una serie de recomendaciones generales que es importante tener en cuenta para garantizar un trabajo bien hecho que después no pueda repercutir en la garantía del producto. Por tanto, habrá que prestar especial atención en:


1.- Verificación y eliminación de averías viejas

Para evitar que las averías vuelvan a aparecer, es importante verificar previamente qué las está causando y hallar una solución para que no vuelvan a repetirse. Si son otros elementos en mal estado los que han producido la avería en el motor, la situación podría repetirse de nuevo y dejar inservible el motor de intercambio.

En aquellos casos en los que la avería se haya producido en los pistones, se tendrá que comprobar también la puesta a punto del sistema de encendido, el carburador, el sistema de inyección y del colector de admisión, así como controlar la presión del aceite y el caudal de la bomba de aceite. Además, en aquellos casos en los que el vehículo disponga de refrigerador para el aceite -también llamado intercambiador de calor- será sumamente importante desmontar y limpiar con cuidado la pieza.

2.- Limpieza del compartimento del motor

Es aconsejable limpiar bien todo el compartimento del motor, una vez se hayan extraído el motor viejo y la caja de cambios, aunque siempre prestando atención en no mojar las partes y elementos electrónicos. De esta forma, se facilitará el montaje del motor reconstruido y éste será mucho más eficaz.

3.- Montaje de accesorios:

Antes de realizar el montaje de accesorios, recuerda retirar los tapones protectores. Estos tapones de plástico se insertan en la mayoría de orificios del motor para evitar que durante el transporte y las tareas previas al montaje, puedan introducirse en el motor partículas extrañas que puedan influir negativamente en su funcionamiento.

4.- Tornillos y tuercas: 

Hay que tener en cuenta que muchas tuercas y tornillos son de un solo uso, por lo que será aconsejable reemplazarlos por unos que ajusten perfectamente con los pares de apriete especificados por el fabricante. Además, siempre es recomendable lubricar los tornillos de la culata, tanto en la parte superior como en la rosca.

Se aconseja seguir siempre las instrucciones marcadas por el fabricante del vehículo, así como las directrices que marcan el orden de apriete de los tornillos.

5.- Volante motor:

Si con el motor reconstruido han sido también suministrados tornillos nuevos para el volante motor, no se deben reutilizar los viejos. Los tornillos deberán fijarse, tal y como hemos comentado en el punto anterior, con el apriete correcto y controlando que tanto la corona como la superficie de apoyo del embrague no presenten daños y/o desgaste. Tampoco deberá sustituirse el volante de inercia en caso de que éste haya sido servido junto con el motor, pues podrían aparecer problemas de equilibrado.

6.- Kit de distribución:

Para evitar fallos de montaje o un desgaste prematuro, es imprescindible que el kit de distribución que se instale con el motor reconstruido sea nuevo. Entendemos por kit de distribución el conjunto de: correa de distribución, tensor, rodamientos, bomba de agua, termostato y la correa de accesorios.

7.- Montaje de las poleas:

Las poleas han de ser montadas de forma adecuada, asegurándose siempre de que el centrador esté correctamente situado. El tornillo de la polea debe ser insertado con su correspondiente apriete y se es necesario, se tendrá que utilizar también un sellante para garantizar la fijación. Además, hay que revisar antes del montaje la superficie de la polea que se apoya en el cigüeñal, de forma que se pueda garantizar un montaje correcto.