lunes, 3 de abril de 2017

¿Qué es el caudalímetro del auto y cómo detectar sus fallos?

El caudalímetro es el sensor que mide la cantidad de aire aspirado por el motor para controlar la necesidad de combustible y el nivel de gases emitidos.

El caudalímetro, también conocido como debímetro, es el elemento encargado de medir la masa de aire que entra en el colector de admisión desde el exterior, información que, por medio de una conexión eléctrica, envía a la centralita del automóvil.

Este aparato, similar a un anemómetro, es igualmente útil en vehículos con motorización diésel y gasolina y suele ir ubicado a la salida del filtro de aire, en el tubo de admisión, que es la canalización que conduce el aire ya filtrado a los cilindros.

Tradicionalmente, cuando se paraba el motor, los caudalímetros creaban un efecto de pirolisis por medio de un hilo térmico que elevaba la temperatura hasta eliminar las sustancias que podían alterar su funcionamiento.

tipos de caudalímetros

Hoy en día, en los vehículos modernos, son más populares los caudalímetros HMF o LMS que funcionan a través de película caliente.


Su funcionamiento es el siguiente: un sensor térmico eleva la temperatura del mismo a 120º C aproximadamente. Cuando al aire exterior comience a circular por la canalización, irá enfriando este sensor, por lo que necesitará suministrar una corriente eléctrica para mantener la temperatura inicial. Esa cantidad de electricidad es la que se usará como medida y referencia para controlar la masa de aire que entra al motor.

Después, en los sistemas mecánicos, los caudalímetros llevan una mariposa que llena el espacio vacío del colector cuando el aire entra y succionan los cilindros, mientras que en sistemas de inyección electrónicos, el sensor deriva los parámetros a la centralita para saber qué cantidad de carburante es necesario inyectar para realizar de manera óptima la combustión. Además se activarán los sistemas de recirculación de gases de escape, como la válvula EGR, en función a las necesidades del vehículo.

Cómo detectar posibles fallos o averías en el caudalímetro

Cuando el caudalímetro no está funcionando correctamente, es detectado por la unidad de control del motor y pasa a modo de emergencia de manera que se limita la presión de sobrealimentación.

Esto podemos percibirlo por medio de tres principales síntomas:
  1. Una notable falta de potencia, detectamos que al vehículo le cuesta responder.
  2. Alteraciones en el funcionamiento del motor, como marcha irregular del mismo estando al ralentí.
  3. Emisiones de escape con humo muy oscuro o negro.
Además, si prestamos atención al cuadro de instrumentos, se iluminará, en los modelos que cuenten con él, el testigo de avería motor mediante EOBD del tipo P0100.

Una vez que llevemos el vehículo al taller para realizar el diagnostico pertinente se procederá a la lectura de la memoria de averías para confirmar si realmente se trata de un fallo electrónico y debe ser reemplazado el caudalímetro, o si por el contrario, se trata de un problema del sensor de aire, suciedad en el filtro de aire que ha llegado a provocar obstrucciones en la admisión, o errores en otras tomas de aire del colector.